PRENSA
VOLVER
Y TU, ¿DEJAS HUELLA?

¿Sabías que, para satisfacer las necesidades actuales, la humanidad está consumiendo una cantidad de recursos naturales equivalente a 1,6 planetas? Y si seguimos así, ¡¡¡en 2050 harán falta 2,5 planetas para satisfacernos!!!

Esta información la podemos saber mediante el cálculo de la “huella ecológica”. Pero ¿qué es la huella ecológica? ¿Y la huella hídrica o de carbono? Pues atento que vamos a empezar.

Todas y cada una de nuestras pautas de consumo, generan un impacto sobre el medio ambiente, esto es inevitable. No obstante, no todo el impacto que se produce ha de ser considerado necesariamente negativo. Desde el punto de vista de la sostenibilidad, se podría decir que nuestro impacto será mayor o menor en función de la capacidad que tiene el medio en el que se actúa de mantener un equilibrio u homeostasis (equilibrio dinámico).

Este término está presente de manera cotidiana en nuestras vidas, por ejemplo, nuestro cuerpo está sano cuando recupera su equilibrio u homeostasis y enferma cuando se produce algún desequilibrio.

De la misma manera que nuestro cuerpo puede enfermar porque alguna de sus partes se daña y pueden afectar al resto del organismo, nuestro planeta puede enfermar cuando la huella que le causamos le impide recuperarse en poco tiempo y volver a equilibrarse.

HUELLA ECOLÓGICA

La huella ecológica es la superficie de tierra que alguien necesita para vivir, así como el consumo de recursos (agua, alimentos, energía…) y la capacidad de la naturaleza para reponerlos o regenerarlos. Es decir, el daño que provoca a la tierra o la huella que deja en el planeta. Por ello, la huella ecológica es un indicador clave para medir tanto la sostenibilidad como el impacto ambiental que producimos.

¿Quieres saber la tuya? Entra en este enlace y calcula la tuya.

Pero no solo existe el concepto de huella ecológica, también se pueden calcular otras huellas como la hídrica y la de carbono.

 HUELLA HÍDRICA

El agua es un recurso vital para la vida, por lo que es muy importante tomar conciencia de lo que implica su consumo, contaminación o despilfarro. La huella hídrica mide el aprovechamiento eficiente y eficaz del agua en un tiempo y espacio determinado. Nos muestra volúmenes de uso y contaminación del agua. 

En esta página web hay interesantes herramientas para medir el consumo de agua y la huella hídrica. ¡Verdaderamente interesante!

 HUELLA DE CARBONO

¿Sabes la cantidad de actividades que haces a lo largo del día que producen carbono? El coche es uno de los que más generan, y es que los vehículos a motor de combustión interna que emplean gasolina o diésel son responsables de casi el 25% de la emisión de los gases de efecto invernadero (GEI), entre ellos del CO2 o dióxido de carbono.

La huella de carbono es el indicador que se emplea para medir los gases de efecto invernadero, que dañan la capa de ozono y provocan el calentamiento global. Se puede medir la huella de carbono que generan las industrias, la agricultura, las ciudades, los medios de transporte, las poblaciones y también las personas a nivel individual (mide la tuya aquí). 

Para conocer la huella de carbono a nivel individual podemos tener en cuenta para su cálculo: la carne que consumimos, el calzado que compramos, la calefacción y energía que gastamos o el tipo de vehículo que empleamos para desplazarnos. Es decir, todas las actividades diarias que hacemos que provocan aumento del efecto invernadero y el calentamiento global.

¿Y cómo la reducimos? Pues muy fácil: ahorrando energía, consumiendo productos locales y desplazándote lo que más puedas andando o en bicicleta, al menos para nuestros trayectos cortos y compartir coche o utilizar el transporte público para los largos.

¿Cuál es tu huella? ¿Estás dispuesto a reducirla? Desde La Vida de las Cosas te invitamos a calcularla y comprometerte con nosotros para reducir tu impacto ambiental y así ¡Salvar el planeta!

¡Cambiemos el mundo sin cambiar el clima!