PRENSA
VOLVER
RECISEMANA 2: EL CONTENEDOR AZUL

En esta segunda Recisemana vamos a hablaros sobre el contenedor azul.

Este contenedor todos lo conocemos y deberíamos de tirar tanto el papel como el cartón. Pero eso sí, que estén limpios de grasas o restos de comida. Cuando se recicla el papel, se mezcla con agua y ésta es incompatible con el aceite, ya que la grasa impide que se separen las fibras del papel. Por esta razón, los papeles y cartones que contengan estos residuos como una caja de pizza o servilletas deberán depositarse en el contenedor de orgánica o en el de resto si se trata de manchas de higiene personal o limpieza como un pañuelo o papel higiénico.

Sin embargo, otros materiales como el plástico o el vidrio pueden ser depositados en su contenedor sucios de grasa, ya que se les aplica calor en el proceso de reciclaje, lo que hace que la grasa y los restos de aceite no resulten un problema.

Además, tampoco se puede tirar en el contenedor azul: fotografías, tetrabriks o papel encerado, plastificado, metalizado, con espirales metálicas (libretas, por ejemplo), clips o grapas. ¡Recuérdalo a la hora de separar tus residuos!

¿Sabes cómo se tiran los residuos al contenedor azul?

El papel y el cartón que tiramos al contenedor azul no debe ir metido en bolsas de plástico, los tiramos separados sin bolsas a no ser que sean de papel o cartón, también se puede aprovechar una caja grande para transportar todos los residuos. ¡Eso sí! Todas las cajas de cartón deben de tirarse plegadas, ya que ocupan mucho espacio; si se doblan, al ocupar menos espacio, el camión de recogida tendrá que hacer menos viajes, ahorrando energía y recursos que disminuyen la contaminación provocada por las emisiones de CO2 que emiten.

Interesante, ¿no? Recordad separar el cartón engrasado del que no lo está.

¡Larga vida a todas las cosas!