PRENSA
VOLVER
LOS PROBLEMAS DEL PLÁSTICO

El plástico ha inundado nuestro planeta, prácticamente en cada rincón de la Tierra hay plásticos, desde el hielo del ártico, hasta en islas remotas del océano pacífico. Su destino principal son los mares y océanos, llegando hasta 12 millones de toneladas de basura plástica, quedándose flotando en el agua, varado en las playas o en los fondos oceánicos.  

Retrocedamos un poco, el primer plástico totalmente sintético fue la baquelita, creada en 1907. En 1912 se logró producir el PVC. El polietileno, uno de los plásticos más utilizados hoy en día, fue sintetizado por primera vez en 1933 y en 1939 se empezó a producir comercialmente. Desde entonces se han ido produciendo y comercializando otros tipos de plásticos, cada vez más y más.

Esta gran producción se empezó a dar y se sigue dando debido a que los plásticos son baratos de producir, son flexibles, cómodos y resistentes. Estas características le confieren una gran variedad en sus usos y aplicaciones. Pero todas estas ventajas son las que lo hacen tan contaminante. El precio bajo hace que nos deshagamos de este producto rápidamente, la resistencia y durabilidad potencian la difícil descomposición de este marial, el cual puede tardar de media 500 años, causando grandes daños en el medio ambiente.

La situación actual no es para nada favorable. Se prevé que este año que ya llega se produzcan 500 millones de toneladas de plásticos, una barbaridad debida a la forma de consumir actual: usar y tirar.

Debemos hacer hincapié en los microplásticos, plásticos con un tamaño inferior a 5 milímetros que pueden provenir de la desfragmentación de una pieza más grande de plástico o ser creados tal cual, utilizándose sobre todo en limpieza y cosmética: exfoliantes, pastas de dientes o detergentes. Estos diminutos fragmentos de plástico llegan a los mares y océanos, ya que al ser tan pequeños no son atrapados en las depuradoras. Una vez llegan al océano, se convierten en parte de la cadena trófica, son consumidos por los animales que ahí viven, generándoles innumerables problemas. Hay evidencias de que los microplásticos son transferidos en la cadena alimentaria, llegando a nuestros platos. Se cierra el círculo, desecho de los seres humanos, alimento de las personas.

Pero, no solo los microplásticos son problemáticos. La basura y grandes plásticos son también un gran problema. Por un lado, problemas económicos y sociales, como la acumulación de las basuras en las playas o en las costas, afectando por una parte al turismo y por otra al gasto excesivo en su recogida.

Por otro lado, problemas ambientales. Como ya hemos comentado los plásticos entran en la cadena alimentaria, ya no solo los fragmentos más pequeños, sino los grandes también. Las tortugas, por ejemplo, al ver una bolsa de plástico flotando en el agua se piensan que son medusas y se las comen, provocándoles asfixia o incapacidad para comer nada más. Además, los plásticos se van acumulando en los océanos, formando islas de plásticos debido a las corrientes circulares. Estas islas son cada vez más y más grandes, provocando que diversos animales se queden atrapados o enredados entre la basura, ahogándose o impidiéndoles nadar y por tanto alimentarse.

No solo en los ecosistemas marinos los plásticos y microplásticos son un problema. En los ecosistemas terrestres también lo son. De hecho, la presencia de microplásticos en la superficie terrestre es entre 4 y 23 veces superior que en los mares y océanos. Los pequeños fragmentos plásticos pueden actuar como vectores de transmisión de enfermedades, afectar al comportamiento de los animales, como la lombriz de tierra la cual actúa de forma extraña cuando hay microplásticos en el suelo, pueden desprender sustancias tóxicas, como ftalatos o bisfenol A que son disruptores del sistema hormonal.

La solución a estos problemas es responsabilidad tanto de la administración pública como de todos y todas nosotras. Hay que reducir el consumo de plásticos en el día a día, demostrar a las grandes empresas que no son necesarios tantos envoltorios plásticos, pedir a los responsables políticos medidas que cambien de verdad el uso de este material, reparar, reutilizar, tirar la basura en el contenedor apropiado y ser conscientes de nuestros actos.