PRENSA
VOLVER
Halloween sostenible

La fiesta terrorífica por excelencia se aproxima y “La Vida de Las Cosas” queremos daros ideas para que este año sea lo más sostenible posible. ¡Arrancamos!

DISFRACES SOSTENIBLES

El clásico básico por excelencia en Halloween es el disfraz. Este año olvídate de comprar uno, vamos a desatar nuestra imaginación e intentaremos crear disfraces con cosas que tengamos por casa.

Antes de nada, os vamos a dar un par de consejos para vuestro maquillaje y decoración:       

El primero es una “receta” para que hagáis sangre artificial en casa, super fácil.

Ingredientes para tu sangre:

Recipiente para mezclar

Agua

Miel

Harina o maicena

Cacao en polvo

Pintura roja o tempera roja

En el recipiente añadimos un poquito de agua, no mucha. Introducimos dos cucharadas soperas de harina o maicena, removemos bien, bien hasta quitar todos los grumos, añadimos una cucharada sopera de miel, volvemos a remover. Añadimos dos cucharaditas de pintura roja y finalizamos con un o dos cucharadas de cacao en polvo, esto oscurecerá la mezcla, dependiendo de lo oscuro que lo quieras, añade más o menos cantidad.

Y el segundo consejo: para blanquear la piel puedes utilizar polvos de talco o harina. También puedes utilizar tu propio set de maquillaje.

Ahora sí que sí, empezamos con los disfraces:

Zombi “sostenible”: Este disfraz es el más fácil de todos, utiliza ropa vieja que ya no vayas a gastar, rómpela (sin pasarse), mánchala con polvo, suciedad y sangre artificial, et voilà, tienes tu disfraz listo.

Disfraces con bolsas de basura

Murciélago: Para este disfraz solo necesitaras una bolsa de basura negra, cartón, cartulina y pintura negra. Empezamos dibujando las alas de murciélago sobre el cartón, las pintamos de negro y las recortamos. A la parte de debajo de la bolsa de basura le hacemos un agujero para pasar la cabeza y luego dos agujeros más para los brazos y la parte de las asas de la bolsa, la cortamos en forma de picos. Una vez lista, grapamos las alas de cartón a la bolsa. Para rematar el disfraz, en el mismo cartón dibujamos un par de orejas puntiagudas, las pintamos de negro, recortamos y pegamos a una diadema negra.

Bruja o brujo: Al igual que con el murciélago las bolsas de basura se pueden utilizar para el cuerpo y con cartulina negra o cartón pintado puedes fabricarte un gorro de bruja tu mismo. Con una escoba ya estarías lista o listo para la fiesta.

Disfraces con cajas de cartón

Las cajas de cartón dan mucho juego y solo necesitas pintura, imaginación y poco de maña.

En las imágenes os mostramos dos de los miles de disfraces que se pueden hacer con ellas. Son los que más nos han impactado y que creemos que son super sencillos de hacer.  

 DECORACIÓN TERRORÍFICA

Y ahora sí, una vez listo tu disfraz, lo que toca es celebrar una buena fiesta de halloween. Lo primero de todo sería invitar a vuestros amigos, por lo que para evitar el gasto de papel os aconsejamos mandar invitaciones a través de las redes sociales o en persona.

Os vamos a dar ideas sostenibles para decorar vuestra fiesta reutilizando al máximo las cosas que tengáis en casa, reduciendo así vuestro consumo y generación de residuos.

La iluminación: En este apartado lo tienes fácil. Que mejor para una iluminación escalofriante que la luz en penumbra que producen unas velas. Así podrás apagar las luces y ahorrar energía. Podéis encontrar muchas ideas para decorarlas como colocarle clavos, derretir encima de ellas cera roja o mancharlas con la sangre de la receta anterior.

Otra forma interesante de decorar velas grandes es con una servilleta decorativa. Ponemos la servilleta alrededor de la vela y le damos calor con una plancha (que esto lo haga un adulto, ¿eh?). Para que se quede bien pegada utiliza solo la primera capa de la servilleta, al darle calor ésta se quedará pegada a la cera de la vela.

Además, también puedes fabricarte porta-velas reciclando tarros de vidrio o latas de aluminio. Puedes decorarlos a tu antojo, ya sea con pintura, hojas secas, o en el caso de las latas con agujeritos por los que salga la luz. Otra idea es hacer momias rodeando los tarros de tela o cordón blanco.

Calabazas: ¡Las típicas calabazas no pueden faltar en tu fiesta! Estas son un recurso decorativo y de iluminación fundamental en Halloween. Las calabazas siempre van a quedar bien las pongas donde las pongas, y si decidís vaciarlas para hacerles caras os lo pasaréis genial. Eso sí, si las vaciáis para ponerle una vela dentro no olvidéis utilizar la carne de la calabaza para cocinar, ya sea una buena crema o un rico pastel.

Decoración de la mesa: Recuerda la regla de las 4 erres y evita comprar vasos, platos y cubiertos de plástico. Siempre puedes utilizar desechables de cartón, pero nosotros recomendamos reutilizar los que tengas en casa, los cuales puedes decorar de muchas formas diferentes si tenéis creatividad.

Tampoco es necesario que compres manteles para la ocasión, cualquier mantel, sábana o tela vieja te puede servir si la decoras con hojas, telarañas, pintura a modo de sangre o dibujos sobre la temática. También puedes cubrir tus muebles a modo de casa abandonada, de hecho cuanto más vieja, rota o sucia parezca, más escalofriante será el banquete.

También puedes hacer una especie de florero con ramas secas que recojas de la calle y decorarlo con murciélagos de papel cómo si fuera un árbol.

Guirnaldas decorativas: Siempre puedes recurrir a las típicas guirnaldas reciclando papel que puedes decorar a tu gusto o haciendo muñecos con cartulina. Puedes hacer banderillas, calabazas, murciélagos, incluso utilizar ¡mazorcas de maíz u hojas secas!

Rollitos de papel higiénico: Los rollitos de cartón son muy recurrentes para crear personajes decorativos escalofriantes como murciélagos, gatos negros, fantasmas o vampiros, que no deberían faltar en tu decoración.

Otra opción, serían las hueveras de cartón. Estas pueden utilizarse para hacer murciélagos que cuelguen de forma decorativa.

Fantasmas: Los fantasmas también son muy típicos y fáciles de hacer para decorar. Puedes hacer fantasmas con hojas secas pintadas de blanco, envases de aluminio para colgarlos, o envases de plástico de detergente, lejía, etc… para crear porta velas fantasmales.

Pero lo más escalofriante será crear un fantasma flotante real con una gasa que tengas por casa rociada de almidón (utiliza una botella, pelota y alambres para darle forma y después de rociarlo podrás quitar todo esto: más información aquí

Telarañas: Las telarañas puedes crearlas de diversas maneras recicladas. La más fácil sería con bolsas de basura o lana y cola. Pero si quieres hacer una telaraña más real puedes reciclar el porexpán que tengas en casa y meterlo en acetona, se creará una pasta al quitarle las burbujas que podrás manejar como las telarañas que venden en las tiendas.

Muñecas terroríficas: Si tienes muñecas viejas por casa puedes utilizarlas para decorar pintándolas, quitándoles alguna parte del cuerpo o manchándolas de sangre.                                                    

COMIDA FANTÁSTICA Y DE APROVECHAMIENTO

En este apartado te proponemos ideas para que aproveches la calabaza que utilizarás para decorar tu terrorífica fiesta de Halloween e ideas con otros ingredientes para un banquete fantástico.  

Empecemos con la comida terrorífica:

Tarta Cerebro con restos de bizcochos: Con restos de bizcochos o con un bizcocho que te guste a ti puedes sorprender a tus invitados de forma espectacular. Antes de cocer el bizcocho dale una forma redondeada haciéndolo en un bol. Una vez hecho el bizcocho, unta toda la superficie con el frosting (100 g de mantequilla, 100 g de queso crema, 100 g de azúcar glas) y enfríalo en la nevera para que se compacte. Mientras la tarta está en la nevera, haz churros con la pasta fondant de unos 15 cm de longitud. Cuando los termines y el bizcocho este enfriado de nuevo, pega todas las tiras a dándole forma de cerebro. Decóralo por encima con sirope de fresa y ya estará listo tu cerebro para comer.

Gelatina de sangre en una bandeja de porexpán. Para está comida reutilizamos una bandeja de porexpán. La lavamos bien y hacemos una gelatina roja, para que parezca sangre, si le añades algún arándano le dará un toque más horroroso. Puedes reutilizar también un plástico film y envolverlo.

Otra opción sería prepararla de forma normal, pero con chuches de formas de dedos y ojos por dentro quedará más terrorífico.

Restos de calabaza: Con el resto de la calabaza, puedes hacer otras recetas tradicionales como crema, tartas, mermelada, guisos, e incluso aprovechar las pipas haciéndolas al horno. No se desaprovecha nada en la cocina de la vida de las cosas.

Y eso sí, después de todo esto recuerda guardarlo todo para el próximo halloween y lo que no puedas volver a usar recíclalo.

¡Larga vida a todas las cosas!